LAS AMETROPÍAS O TRASTORNOS REFRACTIVOS

LAS AMETROPÍAS O TRASTORNOS REFRACTIVOS. IMPOTRACIA DE USAR LENTES CORRECTORES. 

Las ametropías constituyen un motivo de consulta frecuente dentro de la Oftalmología y tienen una gran importancia económica social ya que constituyen un serio problema de salud, tanto por los costos que implica su tratamiento y manejo, como por ser causas frecuentes de disminución de la agudeza visual.

La miopía (M), por ejemplo, es responsable del 5 al 10 % de todas las causas de ceguera legal en los países desarrollados.

Su incidencia aumenta en países del Lejano Oriente y es especialmente alta en Japón, donde la prevalencia alcanza hasta un 50 %.

De manera conceptual la ametropía o trastornos de refracción se define como aquel estado refractivo en el cual por diversas causas el foco imagen de los rayos que penetran al ojo no coincide con el plano de la retina y la imagen subsiguiente queda desenfocada.

Emetropía

Emetropía es la condición ideal del ojo en el que éste sin esfuerzo y sin ayuda logra converger por refracción los rayos de luz paralelos procedentes del infinito y enfocarlos sobre la retina.

Miopía

La Miopía es la condición que ya sea por un exceso de potencia del poder dióptrico del ojo o por una mayor longitud axial hace que los rayos de luz paralelos procedentes del infinito se enfoquen por delante de la retina. Podemos verlo en la siguiente imagen:

Por este motivo el ojo miope tiene una mala agudeza visual lejana y una buena agudeza visual de cerca. Además, cuando una persona miope se hace présbita por la edad, verá bien de cerca sin necesidad de gafas.

La Miopía se corrige con lentes divergentes o negativas. En gafa la corrección llevará el signo negativo (-) seguido del poder dióptrico de la lente necesaria para la corrección.

Hipermetropía

La Hipermetropía es la condición que ya sea por un defecto de potencia del poder dióptrico del ojo o por una menor longitud axial hace que los rayos de luz paralelos procedentes del infinito se enfoquen por detrás de la retina.

Por este motivo el ojo hipermétrope tiene una mala agudeza visual cercana y una buena agudeza visual de lejos. Cuando una persona hipermétrope se hace présbita (vista cansada) por la edad, verá mal de cerca y lejos por la pérdida de la acomodación.

La hipermetropía se corrige con lentes convergentes o positivas. En gafa la corrección llevará el signo (+) seguido del poder dióptrico de la lente necesaria para la corrección

Astigmatismo

El Astigmatismo es una ametropía caracterizada por una diferente potencia refractiva entre los meridianos corneales, aquí los rayos de luz procedentes del infinito se enfocan en distintos puntos dificultando la visión tanto de lejos como de cerca.

El astigmatismo se corrige con lentes cilíndricas. En gafa la corrección llevará tanto el eje del cilindro expresado en grados como la potencia del mismo que puede ser positiva o negativa.

Según la Academia de Oftalmología, en los EE.UU., el 50 % de la población no institucionalizada mayor de 3 años usa espejuelos o lentes de contacto. Un estimado de 8 billones fue invertido en 1990 en estos productos, de los cuales 4,6 billones fueron para el tratamiento de la M.1-9 La historia de las ametropías está íntimamente ligada a la evolución de la óptica como ciencia.

Según Gil del Río las primeras lentes fueron encontradas en Creta y se calculan en unos 3 500 años. Se supone, se trataba de objetos de adorno. También en las excavaciones de Nínive se hallaron unas lentes plano-convexas talladas en cristal de roca que datan de unos 700 años (a.n.e).4

A pesar de que las gafas parecen haber sido usadas en China hace más de 2 000 años, este acontecimiento no salió al resto del mundo y permaneció dentro de los límites de la Gran Muralla. Muchos autores plantean de que su uso sólo tiene un origen supersticioso.4

Fue Aristóteles (321 a. de J.C.) el primero en hablar de la M y la presbicia al referirse a sus problemas de vista larga y corta que hacen pensar que él las padeció. También Claudio Galeno (131-205 de n.e.) se refirió a la óptica y a las enfermedades de los ojos en sus Obras Completas.4

A finales del siglo XIII, gracias a los trabajos de Bacon, Armati y Della Spina, hicieron su aparición las primeras gafas en la región de Venecia. Las primeras lentes se fabricaron para la presbicia y eran convexas; un siglo después (siglo XV) aparecieron las lentes cóncavas para la M.

En 1772 Janin describió el primer caso clínico de hipermetropía (H) y después los ingleses Walls (1811) y Ware (1812) comentaron de jóvenes que precisaban de cristales convexos para la visión lejana. También en ese siglo el astrónomo Bidell Airy (1801-1892) midió su propio astigmatismo e instruyó al óptico Fuller para que le hiciera unas lentes cilíndricas.4

A principios del siglo XX cabe mencionar las importantes mediciones ópticas del ojo, por la cuales Gulldstrand recibió el premio Nobel en 1911.

Si el siglo XIX fue el de los grandes avances en las óptica, es en el siglo XX donde a la par de ella se desarrolló vertiginosamente el tratamiento quirúrgico de las ametropías y se introdujeron novedosas técnicas tales como la queratotomía radial, la epiqueratofaquia, la termoqueratectomía refractiva con láser excimer (FQR) y la queratomileusis in situ asistida con láser; además del surgimiento de diferentes tipos de lentes de contacto y los lentes intraoculares en el campo de la óptica moderna que revolucionaron las terapias y el pronóstico en este campo de la Oftalmología.5

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *